Producción Artesanal

producto artesanal

Las Bolas de mimbre natural con iluminación se confeccionan a mano una  a una, por eso no hay dos iguales, todas son distintas. Nuestras Bolas no son un producto industrial hecho a máquina en serie, sino que cada una de ellas está hecha con mimo por una única persona, que entreteje cada una de las ramas de mimbre hasta que esta toma la suficiente consistencia y la resistencia que le dan las propias ramas entrelazadas entre sí.

El proceso de manipulado del mimbre no es complejo pero es laborioso, entretenido y dilatado en el tiempo, y requiere mimo, destreza y paciencia en su manipulación. El mimbre natural llega al taller de confección y manipulado en gavillas de 20 kgs, seco tras su recolección, y rígido, lo que impide su manipulado, pues si se intenta manipular el mimbre seco, las ramas se parten. Hay que darle la flexibilidad suficiente para poderlo doblar en el proceso de manipulado sin que se rompa. Por ello, el primer paso es dejar el mimbre al menos 10 días sumergido, en remojo, totalmente cubierto de agua, para que las ramas vuelvan a hidratarse y recuperen toda su flexibilidad.

Es en este punto, cuando el mimbre ha pasado unos cuantos días sumergido, que este puede manipularse y darle forma sin miedo a que se rompa. En este punto es cuando se pueden comenzar a confeccionar las bolas. Cuánto más pequeño sea el diámetro de la bola a realizar, más flexible precisamos que sea el mimbre por lo que más tiempo lo tenemos en remojo.

Y tras la confección de las bolas, es preciso dejar que estas se sequen de nuevo, al menos durante 3 o 4 días, que el mimbre vuelva a secarse y coja de nuevo rigidez, lo que acaba de asentar la bola y refuerza al estructura de ramas entrelazadas. Una vez seco el mimbre de nuevo, ya con la bola confeccionada, es cuando le añadimos los puntos de luz led y las Bolas están ya listas para empaquetar y entregar.